viernes, 12 de julio de 2019

Mariología aplicada: confianza por confianza


Cuando se leen las pláticas del Padre Kentenich de los días 18 de este año 1956 que venimos comentando, constatamos su gran carisma pedagógico y las características didácticas y metodológicas que le eran propias en su trabajo de pastor, educador y guía de almas. Y no sólo eso, sino que también apreciamos su anhelo y esfuerzo por mostrar a María como la gran educadora en la espiritualidad de alianza que caracteriza a Schoenstatt y a las personas y comunidades que la forman.

El grupo de matrimonios de Milwaukee que había sellado su alianza de amor a principios del año habían regalado a la Virgen como muestra de su amor un ramo de rosas. Al terminar la ceremonia recibió cada uno una rosa para llevar a casa, y recordar así lo realizado y vivido en el Santuario; era el regalo que la Santísima Virgen le hacía a ellos, la muestra de su amor. El Padre Kentenich observa esta realidad y la aplica en su labor pastoral con el grupo. No sólo se ha dado un intercambio de rosas, sino que el mismo apunta a un intercambio de corazones entre los protagonistas de la alianza. Poco a poco, en los meses sucesivos, en las celebraciones del día de la alianza, irá descubriendo el simbolismo y la riqueza de este intercambio y proponiendo su aplicación práctica a la vida de los matrimonios y sus familias.

En la primera celebración del 18 después del día de la alianza se refirió al intercambio de espinas entre María y los que a ella se consagran, y les mostró a la reina del cielo como a la Mater dolorosa por excelencia, aquella que ha padecido por nosotros como corredentora de su propio Hijo, y a la que le llevamos nuestras rosas sin omitir las espinas de nuestra propia vida. Cruz por cruz, sacrificio por sacrificio.

En la plática de este 18 de marzo que hoy podemos leer en el ‘enlace’ que apunto abajo, se fija en las hojas de las rosas, en su color verde, símbolo de la confianza, en la nervadura de la hoja, símbolo de las dificultades y en la forma del borde aserrado de la hoja, símbolo de las elevadas metas de nuestra vida. Hoja de rosa por hoja de rosa. Es la santísima Virgen la que primero nos regala su confianza y nos invita a que le regalamos a ella la nuestra, una confianza que quiere mostrarse también en las situaciones más difíciles, y también frente a las metas más elevadas.

Al mostrar a sus oyentes las cualidades de la confianza de María destaca, primero, su confianza en Dios puesta de manifiesto en el canto del Magníficat, en donde ella alaba la omnipotencia, la misericordia y la fidelidad de Dios con ocasión de la anunciación y en toda su vida posterior para, segundo, referirse también a su confianza en nosotros. Leemos en la plática:  

“La santísima Virgen asume esta grandiosa meta y, en las situaciones difíciles, cree, confía. ¡Confianza por confianza! La santísima Virgen nos regala esa confianza, esa confianza heroica en las situaciones más difíciles, (frente a) la grandiosa meta, (esa confianza) que ella demostró tan espléndidamente. Pero la confianza de la santísima Virgen tiene también otro lado: se dirige también a nosotros.
Para que entendamos la magnitud de su confianza haré referencia a una gran ley del orden de la salvación: Dios es omnipotente, el Salvador es omnipotente, pero ambos son "impotentes", es decir, no pueden hacer nada sin nosotros. El Dios omnipotente, el Hijo de Dios omnipotente se ha hecho pequeño, desvalido frente a nosotros. Es un misterio verdaderamente tremendo, como dice Pío XII. Y san Agustín nos advierte: Dios ha creado el mundo sin nosotros, pero no quiere redimirlo sin nosotros.
La santísima Virgen está también bajo esa misma ley. Ella tiene la gran tarea de ayudar a salvar el tiempo actual, a colocarlo a los pies del Señor. Y ella depende de nuestra colaboración. Por eso leemos también: nada sin la santísima Virgen, pero también nada sin nosotros”.

Nosotros confiamos en la santísima Virgen. Muchos de nosotros rezamos a menudo “En tu poder y en tu bondad fundo mi vida, en ellos espero confiando como un niño ….”. Y el Padre Kentenich recuerda que ella también deposita en nosotros su confianza. ¿Cómo es la confianza que María deposita en nosotros? Ella deposita su confianza también en nuestro poder, en nuestra bondad y en nuestra misericordia. Ella espera que asumamos nuestra misión para el reino de su Hijo con toda libertad y decisión, que lo hagamos con nuestra magnanimidad y que lo llevemos a cabo con toda nuestra determinación.

“Por tanto, ¿en qué basa ella su confianza? Ella nos da una vez más la verde hoja de rosa. Confía en nuestro poder; confía, segundo, en nuestra bondad y, tercero, en nuestra fidelidad, en que seremos fieles a ella en todas las situaciones, también en las más difíciles.
…… Entendemos, pues, que el grado de su confianza sea magnánimo. Ella confía en que, en su difícil situación, le ayudaremos a salvar el mundo”.

El Padre Kentenich invita por eso a sus oyentes a consagrar todas las fuerzas de su vida en la realización del Acta de Fundación, a construir como instrumentos de la santísima Virgen un mundo nuevo en Cristo Jesús.
_______________________________________

Para leer o escuchar la plática mencionada haz 'clic' en el siguiente "Enlace":

Plática del 18 de Marzo de 1956 - Hoja de rosa por hoja de rosa: confianza por confianza

viernes, 5 de julio de 2019

Resumiendo y programando: "Lunes por la tarde ... Tomo 2"


La serie de charlas del Padre Kentenich a los matrimonios de Milwaukee que hemos comentado hasta ahora – primer trimestre del año 1956 – nos muestran cómo el fundador de Schoenstatt intenta introducir al grupo de matrimonios de la parroquia alemana de aquella ciudad en el mundo de la alianza de amor con la Santísima Virgen, ofreciendo además una aplicación concreta de la misma al ámbito del matrimonio y la familia. El “misterio” de Schoenstatt, la fuente de vida para cualquier schoenstattiano.

En una de sus charlas lo explica así: A comienzos de la Primera Guerra Mundial, la santísima Virgen tomó posesión de manera original del santuario que se alza en Schoenstatt [18 de Octubre de 1914]. Se estableció allí como la gran educadora y guía de la humanidad en estos tiempos modernos. Decimos que lo hizo de manera original. Porque no sucedió mediante una aparición de la Virgen, sino que el deseo de Dios y de ella fue descubierto en 1914 a la luz de la fe práctica, sencilla, en la divina Providencia. Y desde entonces Schoenstatt es un ‘hijo de la divina Providencia’”.

Más tarde lo sigue explicando así: El Acta de Fundación dice: "Tráiganme muchas contribuciones al capital de gracias, contribuciones hechas por el fiel y fidelísimo cumplimiento del deber y una fervorosa vida de oración. Así entonces [primero hay que cumplir esa condición] me estableceré entre ustedes, atraeré los corazones hacia mí y los educaré como instrumentos aptos en mis manos".

Para concluir diciendo: “Con estas palabras quizás entiendan ahora mejor la definición citada anteriormente. Schoenstatt es una obra e instrumento en manos de nuestra Madre y Reina tres veces Admirable de Schoenstatt”.

En otra de las primeras reuniones del grupo apunta a la importancia de la familia en este camino de alianza, y les dice que Schoenstatt quiere ayudarles a convertirse en una familia schoenstattiana ideal.

Ante la expectativa creada con las palabras “familia schoenstattiana ideal”, el Padre Kentenich lo explica con esta definición, que todo schoenstattiano casado y con hijos debiera conocer y hacer vida: “¿Qué es una familia schoenstatiana? Respuesta: una familia que, en virtud de la alianza de amor con nuestra Mater ter admirabilis, se esfuerza cabalmente por ser, de acuerdo a la época, un reflejo de la Sagrada Familia de Nazaret”.

En esta familia se procura y se trabaja por un intercambio de corazones, de bienes y de intereses. Es una verdadera alianza de amor entre los esposos, que están dispuestos a dar todo, incluso lo más pequeño, a ejemplo de la Santísima Virgen que dio todo, incluso a su Divino Hijo. Y para alcanzarlo les sugiere: “Arráiguense en la Virgen María, dejen que ella haga todo, hasta que haya tres corazones que latan al unísono: el de ella, el de su Hijo, y el nuestro.” Y recordando a los hijos en el matrimonio, el Padre Kentenich les decía: “Pídanle a la santísima Virgen que eduque a sus hijos. Que los forme para que sean lo que Dios ha depositado germinalmente en ellos”.

Con sus charlas en las tardes de los lunes el Padre Kentenich ayuda a estos matrimonios a ir haciendo vida lo que encierra tal misterio. Y así lo hará también en los meses siguientes, de marzo a junio del año citado 1956. Son trece las charlas que consideraremos en las próximas semanas más cuatro que pronunciará como plática en la celebración de los 18 de cada mes, en la celebración de los días de alianza.

Recordamos que un grupo de matrimonios había sellado su alianza de amor el 2 de febrero y que habían escogido la rosa como símbolo de su alianza, lo que llevó al Padre a tratar en sus pláticas de estos meses “el profundo contenido simbólico de algunos elementos que constituyen el intercambio de rosas, como la hoja, el capullo y el perfume de la rosa, aprovechándolos como impulso para la vida a partir de la alianza de amor con la santísima Virgen” (Ver introducción al Tomo 2 de la Hna. M. Auerbach).

Me propongo no seguir el orden cronológico del libro en las próximas entradas del Blog, sino tratar primero las cuatro pláticas de los días 18 porque nos ofrecen una única e interesante temática para nuestras reflexiones y lecturas. A continuación, volveré al orden que nos ofrece el libro que, en este caso, lleva el título de “Caminar con Dios a lo largo del día”.

______________________________________


Para leer o escuchar la introducción al Tomo 2 de la serie “Lunes por la tarde – Reuniones con familias” haz 'clic' en el siguiente "Enlace":

Introducción y prefacio al Tomo 2 de "Lunes por la tarde"


viernes, 28 de junio de 2019

¿Filialidad? - Una curiosidad o anomalía lingüística


En mis últimas reflexiones, de la mano del Padre Kentenich, vengo escribiendo sobre temas relacionados con la filialidad. Como saben mis amigos, aquellos que usen el programa de ‘Microsoft Word’ para escribir, la herramienta citada revisa la ortografía y la gramática del texto que vas produciendo. Cuando cometes errores al escribir aparece un subrayado de color rojo, llamándote así la atención sobre un posible error ortográfico. Y eso es lo que pasa cada vez que escribo la palabra filialidad.

Cuando esto ocurre, y para informarme sobre la palabra correcta, suelo consultar el diccionario de la lengua de la Real Academia Española (www.rae.es). Pues resulta que los de Microsoft tienen razón: al escribir nuestra palabra “filialidad” en la Web de la RAE, recibo la contestación siguiente: ‘La palabra filialidad no existe en el diccionario”.

Intento buscar una explicación y me ‘refugio’ en la palabra alemana original que usaba nuestro Padre Fundador: “Kindlichkeit”. Busco en el diccionario adecuado y resulta que me informan de que ese término se traduce al español con la palabra “infantilismo”. ¡Pues acabo de hacer un pan como unas tortas! Para mi consuelo recuerdo que el mismo Padre Kentenich nos dice que no debemos confundir filialidad con infantilismo (ver “La filialidad en un cambio de época”). Así que este camino no me sirve.

Me toca seguir buscando, y tengo suerte: esta otra fuente me informa que la palabra filialidad es un sustantivo femenino y que es un término de uso obsoleto. Me dice además que este vocablo hace referencia a la característica, cualidad, índole o la propiedad fundamental de lo filial.

¿Obsoleto? Luego en algún momento tuvo su validez y significado. ¿Obsoleta la palabra? ¿O peor, obsoleto lo que la misma encierra en sí y nos revela? ¿O ya no se lleva porque su mensaje está anticuado o es inadecuado para las circunstancias actuales? Se me ocurre pensar que esta curiosidad lingüística nos muestra que vamos por el mundo despistados y confundidos, y que no queremos ver y no le damos importancia a nuestros propios males, a las corrientes negativas del tiempo de las que somos auténticos protagonistas.

Justamente por ese motivo quiso el fundador de Schoenstatt, nuestro padre, destacar y poner en el punto de mira de nuestra atención el valor de la filialidad en este mundo de nuestros días. El Padre Kentenich anuncia el valor de la filialidad como respuesta a las peligrosas corrientes que han surgido en los últimos tiempos y que socavan nuestra fe y el verdadero sentido del ser humano. Porque la filialidad es una respuesta a la importancia unilateral que le damos a la autonomía de la persona. Corrige, según él, el “virilismo” extremo (Ejercicios para sacerdotes, 1941) y el “espíritu del racionalismo exagerado” (Carta ‘Epístola perlonga’ del 31.5.1949) que hoy domina nuestras filas.

El Padre nos recuerda que en la predicación de Jesús la filialidad es una condición para entrar en el reino de los cielos y cita el pasaje de Marcos 10: «Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis, porque de los que son como éstos es el Reino de Dios. Yo os aseguro: el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él.»  

En el escrito “Mi filosofía de la educación” de 1961 cita al gran pedagogo suizo Pestalozzi que nos dice: “La mayor desgracia para la humanidad actual es la pérdida del sentir filial (o actitud filial) del mundo, pues esto hace imposible la actividad paternal de Dios”. En la ‘Epistola perlonga’ del 31 de mayo de 1949, citada anteriormente, asegura contundentemente que la filialidad es por ello “la medicina por antonomasia para la catástrofe actual”, y se apropia de las palabras del filósofo indio Rabindranat Tagore cuando expresa que “Dios quiere que, con santa sabiduría, reconquistemos nuestro ser niño que hemos perdido”.

A pesar de la Real Academia Española de la lengua y del subrayado en rojo de Microsoft Word me quedo con la célebre palabra, porque sé que la filialidad es parte constitutiva de nuestra espiritualidad schoenstattiana, y como el Padre Kentenich escribe, es también “tanto a nivel individual como comunitario, raíz viva y motriz de hombres mansos, llenos de alma, intrépidos, y también de mujeres con espíritu de servicio, con disposición a servir”.

Yo, por mi parte, seguiré escribiendo sobre el tema de la filialidad en todas las ocasiones que el padre fundador me lo proponga.


viernes, 21 de junio de 2019

Emilie Engel, notas de una vida


(Nota previa: pido disculpas a mis lectores por lo extenso de mis apuntes. Es difícil encerrar toda una vida en menos de mil palabras. Gracias por vuestro interés.)

Las raíces de Emilie Engel, nuestra hermana Emilie, tenemos que buscarlas en una zona rural del centro de Alemania, la región de Westfalen. Nació en el año 1893 y creció, arraigada en su familia, junto a sus padres, como cuarta hija de doce hermanos. Sus padres le regalaron una fe sólida y un gran amor y cuidado por los demás. Sin embargo, desde su más tierna infancia le atormentó la idea del Dios justiciero, amable para los buenos y duro para los malos, algo propio de aquellos tiempos. Allí se fue formando su personalidad, encontrando luz y tinieblas y experimentando sombras y tormentas, como escribe una de sus biógrafas, Margareta Wolff.

Niña miedosa y sensible. Lloraba a menudo, sus padres pidieron incluso ayuda al médico. Se cuenta que un día, a la edad de seis años, entró en su casa llorando y gritando, a la vez que decía: “Papá se va a ir al infierno; ¡le ha pegado a un hombre!” Resulta que su padre acababa de vender a un vecino una de sus vacas, y para cerrar el trato, como era costumbre, se dieron unas recias palmadas entre los dos, lo que hizo que la pequeña Emilie temiera por la salvación de su padre. La vida siguió. Frecuentó la escuela de su pueblo y al terminar esa fase pidió a los padres poder estudiar pedagogía.

Estudió en una ciudad cercana y se graduó en el año 1914; fue profesora, junto a dos hermanas suyas, en un instituto de su región. Fue maestra y pedagoga, con toda su alma y corazón. Su labor en este ámbito iba unida a una intensa preocupación social y apostólica en su ambiente. Incansable en la acción, preocupada por los más pobres de su tiempo.

Precisamente la ayuda a un joven necesitado le llevaría a conocer el lugar de Schoenstatt en el año 1918. Emilie necesitaba la ayuda de un hermano Palotino para su acción caritativa con el joven. Sus contactos con los Palotinos la llevarán a conocer la expansión de la Federación Apostólica de Schoenstatt y a su fundador el Padre Kentenich. 

Éste, por prudencia pastoral, no había querido comenzar actividad alguna con mujeres y comunidades femeninas hasta cumplir los treinta y cinco años. Sabemos que justo en el año 1921 se organiza en Schoenstatt un ciclo de conferencias para profesoras y maestras que dirigiría el Padre Kentenich. Los amigos Palotinos invitaron a Emilie a participar en este evento. Una señal de la divina Providencia. En 1922 asiste a otra jornada, lo que la lleva a entregarse de corazón al ideal de la Federación de mujeres de Schoenstatt que se formaría en breve. Consecuentemente llevará después el movimiento de Schoenstatt a su diócesis de origen.

Dios condujo a Emilie a sellar la alianza de amor con María en Schoenstatt en octubre de 1926. Su total entrega a Schoenstatt y a sus fines hacen que se ponga a disposición del Padre Kentenich para la fundación de las Hermanas de María y los anhelos de santidad de esta comunidad.

El encuentro con el Padre Kentenich será para Emilie providencial. Él será su confesor y padre espiritual. Tuvo la fuerza y la osadía necesarias para ponerse bajo su sabia conducción, y así fue cómo creció en un mundo espiritual distinto al de su infancia y juventud. Corregirá su imagen del Dios legislador severo, al Dios padre misericordioso. Sabiéndose amada personalmente por Él, llegaría a sentirse hija de Dios como había sido desde su bautismo. Poco a poco desaparecieron los miedos, y la alianza de amor con María le llevará también a dar una nueva y definitiva orientación a su vida: Schoenstatt será su vida. Y con María será Hermana de María.  

El fundador de Schoensatt pone a Emilie al frente de la comunidad de las hermanas, entregándole la responsabilidad de la formación de las nuevas hermanas. Maestra de novicias desde 1929, fueron más de 400 las jóvenes que bajo la conducción de la hermana Emilie llegarían a consagrase a los ideales y fines de esta joven comunidad religiosa. Simultáneamente sigue atendiendo a las mujeres de la Federación de su diócesis de origen. Dirigente de su curso y maestra de terciado en 1931, se la pide dirigir la comisión que redactaría los estatutos definitivos de las Hermanas, trabajo que concluiría durante un terciado dirigido por el Padre Kentenich en 1935.

La divina Providencia tenía sus planes: durante los años 1935 al 1946 la hermana Emilie estará obligada a participar en una escuela superior de santidad. Su tarea será la de ser y estar enferma, y por su enfermedad apartada de toda actividad. Una tuberculosis y sus secuelas la harán visitar hospitales y casas de cura en distintas localidades alemanas. Su proceso de curación será doloroso y dramático, su cuerpo quedará deformado, y aprenderá de nuevo a decir con todo el corazón: “¡Sí, Amen, Padre!”. En la víspera de una de sus múltiples operaciones escribirá en su diario: “No Emilie, sino Dios! ¡No la hija, sino el Padre!  ¡Hoy, mañana, siempre y eternamente!”  ¡El Padre Kentenich, en contacto epistolar continuo con ella, le entregará el cuidado de las enfermas de su comunidad! Algunas hermanas conocidas mueren también de tuberculosis, y entonces resucitarán sus miedos y sus preguntas al cielo. A pesar de todo, ella las ayudará en sus dificultades y dolores.

En el año 1946, y a pesar de sus limitaciones de salud, el fundador le entrega una nueva responsabilidad, será la superiora de una de las provincias de la comunidad. Ella acepta, porque así lo quería el Padre; sus miedos y recuerdos están ahí, pero su “sí, Padre” permanece inalterable. A principios del año 1954 viaja a Roma para participar en el capítulo general de la Hermanas de María; se la elegirá madre-jefa general de cursos. De regreso a Schoenstatt tendrá que ser internada en el hospital, su salud empeora por momentos. Fallece el 20 de noviembre de 1955 en la Casa Providentia de Koblenz-Metternich/Alemania. Sus restos mortales descansan en el cementerio de la casa en la misma localidad.

La vida de Emilie Engel nos enseña que la santidad tiene que ver también con la sanación de la persona, con la restauración de la salud del alma. No porque fuera tan aplicada y capaz, sino porque tuvo el coraje y la honestidad de entregar a Dios sus limitaciones, sus heridas, sus males y desgracias. Así se nos muestra una nueva imagen de santo de la vida diaria. Debilidades, miedos, pecados, enfermedad, puntos de ruptura en su cuerpo, en su espíritu y en su alma, no son obstáculos para la actuación de Dios. Son, más bien, un incentivo y desafío para creer en la misericordia y el gran amor del buen Padre Dios.

Emilie Engel resistió con la ayuda de Dios la tentación de disculparse o buscar compensaciones, ella aprendió a entregarse como un niño en las manos del Padre, a poner en evidencia sus limitaciones para experimentar así la gran misericordia del Dios providente. 

Estos son los motivos por los que la hermana Emilie Engel es un ejemplo de santidad para el hombre de hoy, para ti y para mí.

(Fuentes: "Emilie Engel, Zeugnisse - Briefe - Tagebuchnotizen, Margareta Woll, Editorial Schoenstatt-Verlag, Schoenstatt / Alemania // Fotos: archivo SM-S / www.schoenstatt.de)


viernes, 14 de junio de 2019

La hermana Emilie y la filialidad


¿Quién fue la hermana Emilie, aquella mujer a la que el Padre Kentenich pone como ejemplo de santidad a sus oyentes, los matrimonios de Milwaukee? Intentaré dar una visión reducida en ésta y en la entrada de la semana que viene. Adelanto, resumiendo, que fue una mujer excepcional, marcada por la cruz en su cuerpo y en su espíritu, una hermana de María de Schoenstatt, una hija del Padre, una santa de una filialidad heroica probada, un ejemplo para el hombre de hoy.

En todas las charlas de los lunes de este periodo que vamos leyendo – primeros meses del año 1956 – aparecen referencias a ella y a su ejemplo de vida. En la charla del 22 de enero de 1956, por ejemplo, leemos lo siguiente:

“La hermana Emilie nos ha invitado a viajar con ella al cielo en el compartimento "Providencia" del tren expreso de la filialidad, en el cual rige la consigna: "Ita Pater, ita Mater". Aceptemos su invitación y seremos verdaderos hijos de Dios y nuestra santidad estará asegurada. Nuestra meta debería ser poner nuestra mano en la mano del Padre, y la otra, en la mano de María.”   

Algunos días más tarde, el 2 de febrero, en el transcurso de la plática en el Santuario durante la ceremonia en que sellan su alianza de amor los matrimonios, les dice a sus oyentes:

“¿Qué significa la alianza de amor? Recordemos en este contexto algo que hemos escuchado a menudo. Pensamos mucho en la hermana Emilie, en el tren especial sobre el cual habla en sus escritos. En ese tren elegimos el compartimiento que tiene el cartel: "Divina Providencia", y dentro del cual rige la consigna: "Ita Pater, ita Mater". Hoy, al sellar la alianza de amor recibimos el pasaje para ese tren.
¿Qué acontece en ese tren? ¿Qué escuchamos? "Sí, Padre; sí, Madre". No es un tren común. No sólo hablan los pasajeros, sino también los conductores del tren. ¿Quiénes conducen el tren? Nuestro Padre del cielo y la santísima Virgen. Ellos dicen: "Sí, hijo; sí, hija".”  (Plática del 2 de febrero de 1956)

Al ojear la biografía de Emilie me llama la atención que su fallecimiento ocurre el veinte de noviembre del año 1955, justo unas semanas antes del inicio de este periplo de charlas en la tarde de los lunes. Fallece en Alemania, lejos de Milwaukee, donde residía por obligación canónica nuestro Padre Fundador.(¡!) Aunque en sus charlas no aparece ninguna referencia a esta circunstancia, me tomo la libertad de imaginar los sentimientos que inundarían el corazón del Padre, al saber que una de sus hijas más queridas de la comunidad de las Hermanas había fallecido y él no podía estar presente junto a toda su comunidad y al resto de la Familia de Schoenstatt alemana en el entierro y funeral de la hermana Emilie.

Es cierto que para él valía también aquello que su querida hija, la hermana Emilie, había escrito en su cuaderno personal y que él aconsejaba ahora a los matrimonios. ”Dijimos ya varias veces que hay que orar con la hermana Emilie: "Dios eterno y omnipotente, no me ahorres sufrimientos. Y ayúdame a que tampoco yo los ahorre a mi pobre y débil naturaleza." (Charla del 13 de febrero de 1956)

Y también es cierto que su cruz y su dolor por la lejanía y la separación de su familia de Schoenstatt en aquellos momentos tan importantes debían quedar ocultos y no visibles para los demás. Así se lo explica en esa misma charla a sus oyentes:

“La hermana Emilie decía que quería ser grande en su fuero íntimo, pero seguir siendo exteriormente pequeña y modesta. La verdadera santidad no habla de sí misma. Cuando suframos, que nuestra cruz, por así decirlo, quede oculta como debajo de un velo, que no sea visible para los demás. No hay persona que se esfuerce en el plano ascético que no tenga que cargar con su cruz. Se dice que los indios aprietan los dientes cuando sufren dolor, porque pretenden aparecer como hombres fuertes. Nosotros no debemos hacer eso, porque sofocaríamos nuestra afectividad.
Toda cruz es expresión del amor divino. Vista y sobrellevada así, la cruz se convertirá para nosotros en una bendición.”

Meditando las palabras del fundador en estas charlas de los lunes, y reflexionando sobre la persona de la hermana Emilie, quiero resumir mi reflexión con las palabras “filialidad heroica”, palabras que tomo del título de una de las conferencias que el Padre Kentenich dictó en Santiago de Chile a un grupo de hermanas y profesoras el día 8 de marzo de 1951, y cuya lectura aconsejo a mis lectores (Ver ‘Enlace’).

Me he propuesto referirme en mi próxima entrada a algunos hechos y circunstancias de la vida de la hermana Emilie, especialmente aquellos relacionados con nuestro Padre Fundador.

Y para terminar hoy, quiero avanzar que el Papa Benedicto XVI reconoció con un decreto del día 10 de mayo del año 2012 las “virtudes heroicas” de la sierva de Dios, hermana Emilie Engel (1893-1955), abriendo así una puerta importante en su proceso de canonización. Este decreto afirma que esta sierva de Dios vivió de forma heroica y ejemplar las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad, así como las virtudes cardinales de prudencia, justicia, fortaleza y templanza, humildad y mansedumbre, junto a los consejos evangélicos de pobreza, castidad y obediencia.

Desde su fallecimiento en Alemania han sido muchas las personas que se han encomendado a la hermana Emilie con sus problemas y dificultades, recibiendo de ella ayuda y apoyo. Esperamos que pronto se de el milagro necesario para su definitiva canonización.
_______________________________________


Para leer o escuchar la conferencia mencionada haz 'clic' en el siguiente "Enlace":


viernes, 7 de junio de 2019

Vivir como hijos de la divina Providencia


En mi comentario de la semana pasada me refería a la imagen de Dios que el Padre Kentenich tenía, vivía y enseñaba a sus hijos espirituales: junto al Dios de la Biblia y de los altares, valoraba especialmente la verdad y la experiencia del Dios de la vida y de la historia. En la charla que hoy comentamos se reitera en sus pensamientos sobre este mismo asunto y lo explica así a los matrimonios presentes:

Hay que discernir, en primer lugar, un Dios de los libros, vale decir, el Dios que se nos revela en la Sagrada Escritura; en segundo lugar, un Dios de los altares, Cristo en la santa eucaristía; en tercer lugar, el Dios Trino en nuestro corazón; y cuarto y último lugar, el Dios que nos sale al encuentro en los acontecimientos de nuestra vida diaria.
Queremos ser niños e hijos auténticos, y serlo con la mayor perfección posible. Por eso es necesario aprender más sobre Dios, tal cual él se revela en la Sagrada Escritura. También aprender a hablar con Dios que está en el sagrario. Le ofreceremos espontáneamente nuestros sacrificios y le regalaremos todo lo que poseamos. Y aprender a ver a Dios en cada persona que encontremos. Reconocer la mano paternal de Dios detrás de todas las tormentas, de todas las dificultades y alegrías de la vida.”

En la tarde de este día 29 de enero de 1956 intenta explicar a sus oyentes el camino de la filialidad como la vía más útil y certera para todos aquellos que hoy desean aspirar a la santidad. Se sirve para ello de abundantes ejemplos de la historia y cita también al sabio indio Tagore cuando dijo: “Dios quiere que, con santa sabiduría, reconquistemos el sentido filial.”

Ser y vivir como hijos de la divina Providencia en nuestra época trae consigo esa primera exigencia, la de reconquistar como adultos la santidad de un auténtico niño. Este esfuerzo irá unido a una protesta eficaz contra el fatalismo, contra el deísmo y contra el determinismo que campan hoy por el mundo en que vivimos.   

El fatalista dice que todo en el mundo es fruto de la casualidad. El deísta cree que Dios ha creado el mundo y le ha fijado sus leyes, pero, más allá de eso, no se preocupa por el mundo. Dios está cómodo en el cielo; de cuando en cuando se despierta de su sueño y se ocupa de los que llegan allá arriba. Muchas personas, incluso católicos, viven lo que enseña el deísmo. …… No nos engañemos. Muchos católicos viven y obran hoy como si no existiese un Dios personal.”

Nosotros por el contrario sostenemos que existe un Dios personal con un plan de amor para todos y para cada uno de nosotros, un plan de amor incluso para el más pequeño bebé que yace en su cuna.

Saberse hijos y vivir como hijos, esa será nuestra tarea más importante. El padre Kentenich les insiste a sus oyentes a que hagan suyas las cualidades que tiene un hijo de la divina Providencia, comenzando por ver todo a la luz de Dios, pues en todas las personas que nos rodean y en las cosas más pequeñas e insignificantes se nos muestra el Dios de la vida, sobre todo si las mismas se han hecho por amor a Él. La otra cualidad de nuestro esfuerzo será la de saber decir “Si, Padre” (Ita, Pater) a todos los acontecimientos del día, también al sufrimiento, las dificultades y las alegrías de nuestro acontecer diario. Y también, y no menos importante, la de saber de la vida divina que habita en nosotros.

En la homilía del domingo anterior los presentes habían escuchado unas palabras del evangelista San Juan, aquellas en las que él les dice a los suyos: escuchen, hijitos, el mensaje que tiene para nosotros el Padre del cielo: “Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!” Recordando las mismas, el padre Kentenich insiste en pedir a los matrimonios que recuerden su bautismo y la realidad de la vida divina recibida en el mismo, una vida que nos capacita para vivir como hijos y poder actuar en consecuencia. Especialmente en la vida matrimonial y familiar:

“La mayoría de la gente sabe muy poco sobre la vida divina en su alma, sobre lo que significa ser hijo de Dios. Estudiemos esas verdades, dejemos que se nos enseñe sobre ellas. Y así se nos abrirá un mundo nuevo y extraordinariamente hermoso. Aún no podemos imaginarnos en absoluto cómo es esa vida; nos es totalmente desconocida.
Si lográramos ver en nuestro cónyuge un hijo de Dios y no sólo un cónyuge que satisface nuestros instintos, se nos abriría un mundo nuevo. Ese conocimiento tendría sobre nosotros un efecto más grande que el estallido de una bomba atómica. …..
Entonces nuestro amor mutuo crecerá. Amaremos a nuestros hijos como Dios lo quiere, con un amor sobrenatural y, sin embargo, también natural.”

Para finalizar la reflexión apunto que en el transcurso del texto de esta charla leemos una referencia a San Agustín que nos ayuda a reflexionar sobre el tema; es aquella en la que el santo dice que si queremos tener un conocimiento claro tenemos que amar, porque el amor nos prepara para conocer.

Y, por último, para todos aquellos que hemos sellado la alianza de amor con la Santísima Virgen es un consuelo saber que la Madre y Reina tres veces Admirable de Schoenstatt cuidará de que lleguemos a ser y sigamos siendo hijos de la divina Providencia. Ella nos pide nuestro esfuerzo para ello.
_______________________________________


Para leer o escuchar la charla completa haz 'clic' en el siguiente "Enlace":

Charla del 29 de enero de 1956 - Vivir como hijo de la divina Providencia (Lunes por la tarde, Tomo 1, Editorial Schoenstatt)

viernes, 31 de mayo de 2019

Fe práctica en la divina Providencia


En esta charla, una de las primeras que da el Padre Kentenich a los matrimonios de Milwaukee, les habla de uno de los ejes principales de la espiritualidad de Schoenstatt, la fe práctica en la divina Providencia. Junto a la alianza de amor con María en el Santuario será esta fe en la divina Providencia uno de los aportes más importantes del fundador de Schoenstatt a la Iglesia de nuestros días. El Padre Kentenich vive y enseña a sus hijos espirituales, junto al Dios de la Biblia y de los altares, la verdad y la experiencia del Dios de la vida y de la historia. Así se lo explica a sus oyentes americanos:  

En la vida diaria debemos ver a Dios en todo, tanto en nuestras alegrías como en nuestros sufrimientos. Dios no es un tirano, sino un padre amoroso que nos ama como a la niña de sus ojos. Él nos ama como si fuésemos su único hijo, como si no existiera nadie más que nosotros. Dios vela muy personalmente por nosotros.
Pensemos siempre en que todo lo que nos pasa está en el plan divino, y por lo tanto tiene su razón de ser, incluso cuando en el momento nos haga sufrir. En todas las situaciones recordemos que Dios es nuestro padre amoroso, y digamos nuestro "sí, Padre", sin reparar si él nos envía una cruz o una alegría. Pongamos toda nuestra confianza en la Providencia de Dios.

Recordando uno de los males de la época actual, la masificación, nos invita a salir de ella y a poner nuestro entendimiento y nuestro corazón en el Dios personal, que se preocupa por cada uno de nosotros, y que no es indiferente a los sufrimientos del hombre porque tiene un plan de amor para cada uno y cada momento. Y aunque a veces no entendamos por qué Dios permite tales o cuales cosas, debemos estar convencidos de que Él sostiene en sus manos las riendas del acontecer mundial y personal de todos nosotros. En esta tarde lo dice así:

Aprendamos a ver a Dios detrás de todo. Aun cuando haya muchas cosas que no entendamos, sabemos que Dios está detrás de todo lo que acontece.
Pongamos toda nuestra confianza en la divina Providencia. Dios sólo nos envía lo que podemos sobrellevar. Cuando la carga se hace demasiado pesada, entonces Dios mismo, por así decirlo, lleva junto con nosotros la cruz.

El Padre Kentenich nos invita a cultivar esta actitud de total confianza en el Dios Padre que no nos deja solos, y lo hace, entre otros, con un ejemplo que toma de la vida diaria campesina:

No vayamos por la vida como una vaca que siempre tiene la cabeza vuelta hacia abajo y no mira hacia lo alto. Si procedemos así, no veremos la cruz que está en la cúspide de las torres de las iglesias. No veremos a Dios que vela por todo. Nada de lo que acontece en la tierra escapa a su mirada.

Nuestro esfuerzo por vivir esta fe práctica nos llevará a cultivar la oración y la meditación, a agradecer en la santa misa por tantos beneficios como diariamente recibimos del Señor y a traducir en obras mi adhesión personal a él. Queremos superar la dicotomía entre fe y vida, entre ser creyente y vivir como un pagano. Mis obras serán el testimonio vivo de la existencia de Dios y de mi fe en él.

En esta charla el Padre Kentenich habla de nuevo de la Hermana Emilie, aquella hermana de María de Schoenstatt que vivió su vida de sacrificio en una total entrega filial a Dios, y que quiere ser un ejemplo para nosotros en la vivencia, día a día, de esa fe práctica en la divina Providencia.

La hermana Emilie nos ha invitado a viajar con ella al cielo en el compartimento "Providencia" del tren expreso de la filialidad, en el cual rige la consigna: "Ita Pater, ita Mater". Aceptemos su invitación y seremos verdaderos hijos de Dios y nuestra santidad estará asegurada. Nuestra meta debería ser poner nuestra mano en la mano del Padre, y la otra, en la mano de María.

Es una invitación a tomar en serio nuestra alianza de amor, dando a María el poder en blanco, o sea, nuestro “sí” a todo lo que Dios tenga preparado para nosotros. Ella nos ama y nos lleva de su mano en este camino hacia el Padre eterno, nuestro Padre. Mi buen Padre Dios.
_______________________________________


Para leer o escuchar la charla completa haz 'clic' en el siguiente "Enlace":